Mindfulness: aprende cómo practicarlo

9 julio 2021

Mindfulness o atención plena es poner toda nuestra atención en aquello que estamos haciendo en cada momento, ya sea pasear, leer o comer. Es un ejercicio que va ayudarnos a sentirnos más relajados.

Cuando eres consciente de tu propia respiración, comienzas automáticamente a relajarte.

Esto es muy útil para enseñar a los niños o adultos a calmarse en situaciones de ira, miedo o tristeza y aprender a gestionar estas emociones, a ser conscientes de estas emociones de por qué nos asaltan y así evitar que nos dominen.

Mindfulness es una filosofía de vida con muchos beneficios.

  • Ser más eficiente
  • Ser más consciente de tu cuerpo y tu mente
  • Mejora la atención
  • Nos ayuda a querernos más a nosotros mismos y ser más empáticos, lo cual mejora las relaciones sociales y el rendimiento académico o laboral.

Cuando meditas:

  • Aumentas las conexiones del cerebro y esto nos ayuda a planificar, mantener la atención, aumentar el autocontrol, memorizar, concentrarnos…

Cuando no tienes tiempo para meditar es cuando más lo necesitas.

¿Cómo comenzar a meditar?

Busca 2 minutos al día, dedícalos a hacer 40 respiraciones conscientes. Dedica 2 minutos a no hacer nada más que fijarte en cómo respiras, mientras tomas 40 respiraciones. Simplemente observa cómo respiras, tomando aire por la nariz, llevándolo hasta el abdomen y de nuevo expulsándolo por la nariz.

Con la práctica de mindfulness podemos transformar las reacciones automáticas en respuestas conscientes.

La práctica de mindfulness nos ayuda a ser conscientes de nuestra vida y esto nos proporciona calma, serenidad, disminuye el estrés y fomenta la responsabilidad de nuestras acciones.

Simplemente date cuenta de lo que estás haciendo en el momento en el que lo estás haciendo.

¿Cuándo fue la ultima vez que desayunaste prestando atención a las sensaciones que te proporcionan un café con tostada? Dándote cuenta del sabor, olor y textura de los alimentos en vez de hacer mentalmente la lista de tareas que te quedan por hacer en el día.

Desayunar tranquilamente, disfrutando y paladeando cada sorbo de café y cada bocado de la tostada sin pensar en nada más.

Vivimos con el piloto automático, y hacemos varias cosas a la vez y deprisa, intentado llegar a todo. De vez en cuando es bueno darle al botón de pausa, respirar profundamente y concentrarse sólo en el presente, en lo que está sucediendo, sin preocuparse por lo que acaba de ocurrir o por lo que habrá qué hacer en media hora.

Descubre más sobre esta práctica del Mindfulness en mis talleres ¡Apúntate aquí!

Sígueme en redes sociales y forma parte de mi comunidad digital:

INSTAGRAM / FACEBOOK

No hay comentarios

Escribe un Comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies